El festival Granadino del dragón con el que cada año hippies y amantes de la electrónica celebrábamos la llegada de la primavera llega a su fin.

Esta celebración tiene su origen a orillas del río Guadalfeo, en la localidad granadina de Órgiva, año 1997. Desde sus comienzos hasta el año 2009 anualmente congregaba miles de jóvenes provenientes de todas las partes de Europa, coincidiendo con el el fin de semana más cercano al equinoccio de marzo. La celebración era totalmente gratuita y reunía una mezcla de culturas que disfrutaban de música, teatro, gastronomía y muchas actividades paralelas.

El último año en Órgiva las autoridades intentaron prohibir su celebración, incluso haciendo grandes agujeros en el terreno que ponían en peligro la integridad física de los asistentes.

2010 fue el primer año en que se organizó la llegada de la primavera en Santa Fé, con menor afluencia y con montajes de escenarios más pobres que en Órgiva, pero aun así con miles de asistentes. El sitio elegido es el paraje natural cercano a las termas naturales de agua caliente.

Pasaron varios años de polémica en el que las autoridades intentaron frenar el festival sin éxito. El pasado año, 2018 consiguieron evitar la llegada de público y solo había 2 carpas con unas 100 personas, ya se presuponía la llegada a su fin. Este año 2019 ha sido cuando gracias al alto dispositivo policial se ha extinguido por completo.

Nos tenemos que conformar con el bonito recuerdo del pasado.